Aprender a Pensar

Bitácora de clase

José Biedma López

IES Francisco de los Cobos y UNED de Úbeda

Alma

A la pregunta de si tienen alma o saben qué es, bastantes de mis alumnos de 2º de ESO responden que no saben si tal cosa existe y mucho menos qué es. Perplejidad.

Tengo en Cambios Sociales al alumnado que huye de los rigores de Francés y Métodos de la ciencia, las otras optativas que oferta mi centro, no son en general los mejores estudiantes…, pero ¿será posible que nadie les haya hablado nunca del alma! Los misterios de Psique y Eros les son del todo indiferentes, misterios del alma, naturalmente. ¿Será que no creen que exista porque no la han visto en la tele?

Muchos reconocen que les importa más el aspecto externo del cuerpo (look) que el estado del alma. No se percatan de que la salud del cuerpo depende directamente del estado de la mente. No saben que las ideas y los ideales tienen potencia causal. Esperan la salvación del coche tuneao, la cosmética, la cirugía estética y otros simulacros, a pesar de que sospechan ya que el cuerpo muere, se desintegra, es polvo, es nada.

Otros se acercan a la vaga noción de alma a través de la magia, o de un vago sentimentalismo, “alma” les suena a religión y “esos rollos”…

Recuerdo una advertencia de Julián Marías: “Si esta palabra [alma] desapareciera de nuestro uso vivo,  se nos cerraría la comprensión de una fracción impresionante de la literatura, del pensamiento religioso, de lo que ha sido la vida real y el lenguaje humano durante milenios. Se dirá que bajo esa expresión se han ocultado demasiadas cosas diferentes y no muy claras; pero eso no disminuye su interés, sino más bien al contrario: con esa voz se ha señalado, se ha apuntado a algo que “está ahí”, que se adivina, se vive, con lo cual se cuenta; y si nos privamos de la palabra [alma], lo más probable es que perdamos de vista eso latente que tanto ha importado y quedemos súbitamente empobrecidos y condenados a un inquietante primitivismo”. La Educación Sentimental, Alianza, Madrid, 1974.

Recuerdo también el homenaje de Antonio Machado a la muerte de su maestro de maestros: Giner de los Ríos, porque eso fue para nosotros, don Francisco Giner, alma. Del maestro de la ILE aprendí, en las páginas de sus Lecciones de Psicología, que el primer significado de la voz psyché, en griego antiguo, fue mariposa.

'Psyché' (psique) significó mariposa

'Psyché' (psique) significó mariposa

Pues nuestra obligación civilizatoria es estimular el nacimiento y crecimiento de almas, formar almas,  inventar almas, ¿cómo acercar a nuestro alumnado a ese “ideal regulativo” (Kant)?

El alma es el sujeto del sentir, del querer y del pensar. Del alma y no del cuerpo son los misterios del amor, aunque, como dijo el poeta, el cuerpo sea el libro en que se leen. Puede que -como explica Douglas R. Hofstadter- el alma no sea más que un “extraño bucle” que emerge como un juego infinito de espejos de la actividad del cerebro, “esa masa vacilante de temores y de sueños”, esa “luz interior”, esa intimidad de recuerdos y proyectos únicos, lo más personal de la persona.

¿Siente un muerto, piensa, quiere? No. Lo que diferencia a un ser inerte o un cuerpo muerto de un ser vivo es que el ser vivo, vegetal, animal o humano, tiene alma, mente, espíritu, apetece, desea, quiere, se emociona, padece, piensa, calcula, comprende, distingue el bien del mal… Busca sobre todo salud, felicidad, dignidad. 

Volvamos a Platón, al superador del dualismo psicosomático órfico-pitagórico, y a las virtudes cardinales: está bien que la mente (psique, alma) no se deje arrastrar por peligrosos caprichos y apetitos (templanza), controle sus emociones (fortaleza de ánimo) y mida sus propias energías intelectuales (prudencia), respetando la base física y natural de que procede. Un alma que quiere lo que piensa, calcula la satisfacción de sus apetitos y le echa valor a la vida, es un alma equilibrada, un alma justa. Y un alma justa tiene muchas posibilidades de ser sana, digna y feliz. 

 

Amor se enamoró del Alma

Amor se enamoró del Alma

 

Ejercicios

1. Busque información sobre los amores de Psique y Eros. Recuerde su historia en unas veinte líneas.
2. ¿Cuáles son las potencias del alma? ¿Cuáles sus principales virtudes?
3. ¿Cree usted que el alma es inmortal?
4. ¿Importa más la belleza del cuerpo o la perfección del alma?
5. ¿Puede un alma ser mala?
6. Distinga entre un alma pusilánime y un alma magnánima. ¿Pueden las almas tener tamaños distintos?
7. ¿Tienen las plantas alma?
8. Distinga entre “alma”, “mente”, “ánimo”, “espíritu”.
9. ¿Pueden entrelazarse las almas? ¿Y confundirse? ¿Y esclavizarse?
10. ¿En qué consiste la libertad del alma? ¿Cuáles son sus potencias?



escrito el 1 de Diciembre de 2009 por en General

etiquetas: , , , ,


2 Comentarios en Alma

  1. Antonio | 01-12-2009 a las 11:31 | Denunciar Comentario
    1

    Bonita entrada, enhorabuena. Seguro que algo les queda a sus alumnos de todo esto.

  2. alambique | 01-12-2009 a las 16:27 | Denunciar Comentario
    2

    Recuerdo la forma peculiar de Unamuno de abordar el tema del alma. Dado que es así como se llama el hueco del tubo de un cañón, decía algo así: “tómese un alma, recúbrase de acero y tendremos un cañón. Tómese un alma, recúbrase de un cuerpo y tendremos a un hombre”. Los textos no son literales, sino meras reinterpretaciones de mi recuerdo borroso. Pero merece la pena rescatar a don Miguel.

1 Enlace externo en Alma

  1. 1

    […] alma nace y se hace con el recuerdo y la reflexión mental de nuestras experiencias, muchos de esos […]

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar